Prieto Picudo: la uva leonesa que pide paso

Prieto Picudo: la uva leonesa que pide paso

La uva tinta prieto picudo es una de esas variedades autóctonas que en los últimos años se ha recuperado para la producción de vinos de calidad. Una “joya” de la viticultura leonesa que demuestra que, tratada como se merece, otorga grandes vinos. Es la uva estrella de la D.O. Tierra de León, mención que ocupa la zona sur de la provincia de León y parte de la provincia de Valladolid, donde la prieto picudo ocupa el 69% de la superficie de viñedo.

Trascendiendo el mercado local
La prieto picudo es una uva en auge. Las cifras lo confirman: si en 2007 la D.O. Tierra de León comercializaba 1,5 millones de botellas, en 2013 esta cifra ya se acercaba a 2,1 millones. “Existe un mercado cada vez más creciente que busca vinos diferentes, variedades poco conocidas y autóctonas, que aporten singularidad y diversidad”, afirma Alejandro González Jiménez, Director Técnico de la D.O. Tierra de León, y continúa: “En el caso de los vinos de prieto picudo, el mercado al que tradicionalmente van dirigidos es un mercado local, León y Asturias principalmente, donde el consumidor final ya conoce esta variedad y existe una cierta fidelización con el cliente. Ocurre generalmente que al prieto picudo le cuesta abrir un mercado nuevo, pero aquel mercado al que llega, es para quedarse”.

Características y tipos de vino
La prieto picudo es una variedad tinta resistente a la sequía, de racimo pequeño y compacto. Precisamente de esta característica viene su nombre: “prieto”, por la configuración del racimo; y “picudo”, porque la forma del gano se asemeja a la de una pelota de rugby.

Con ella se elaboran rosados y tintos. Los rosados de prieto picudo cuentan con una larga tradición en estas tierras leonesas. Se elaboraban en cuevas subterráneas donde se creaba el micro-clima ideal para aplicar la técnica del “madreado” o “madreo”, que consiste en añadir racimos enteros al mosto. Estos racimos sufren una fermentación intracelular que desprenden CO2 a través de su piel y se disuelven con el mosto. Esta técnica aporta al vino rosado una “aguja natural” y potencia su color y aromas.

Sin embargo, los mayores logros con la prieto picudo se están consiguiendo en el campo de los tintos. La prieto picudo otorga tintos jóvenes y envejecidos en roble de una gran calidad. Son vinos aromáticos con una amplia persistencia en boca; además se distinguen por la acidez natural que posee la variedad (7g/l en ácido tartárico aprox).

El salto cualitativo
Gracias al esfuerzo de enólogos y bodegas locales que han invertido tiempo en investigación, la prieto picudo ha trascendido su imagen asociada a los tradicionales rosados de aguja para dar tintos que reciben elogios de la crítica. Este salto cualitativo comenzó a fraguarse en 1985, cuando un grupo de cooperativas y bodegas pertenecientes a la zona Valdevimbre-Los Oteros-Cea fundaron la Asociación Profesional de viticultores, elaboradores y embotelladores con el objetivo de lograr la Denominación de Origen para sus vinos.

Teniendo en cuenta las peculiaridades de estos vinos y la mejora de su calidad, la Denominación de Origen fue concedida finalmente en julio de 2007. Actualmente, la D.O. Tierra de León (que pronto cambiará su nombre a D.O. León) cuenta con 40 bodegas inscritas, 328 viticultores y casi 1.500 hectáreas de viñedo.

La mejora de la calidad se ha conseguido aplicando rigurosos controles sobre el viñedo y con el buen tratamiento de las valiosas viñas viejas cultivadas en unas condiciones de clima y suelo ideales: suelos con buena aireación y drenaje, alta luminosidad (con una media de 2.700 horas de sol anuales) y un clima con temperaturas extremas entre la noche y el día que favorece la acumulación de los polifenoles de la uva y la potenciación de los aromas.

Uno de los enólogos que más ha impulsado el resurgir de la prieto picudo es Raúl Pérez, natural del Bierzo. Ya en los noventa sorprendió al sector elaborando magníficos tintos de prieto picudo envejecidos en barricas de roble (como Rara Avis) que lograron captar la atención internacional y situar por fin a esta uva en el mapa vinícola internacional.

En Vinoselección encontrarás algunos ejemplos de tintos de prieto picudo interesantes y a muy buen precio, como Dominio Dostares Selección de Añadas, elaborado por Dominio Dostares, bodega del grupo Domino de Tares fundada en 2004 con el propósito de dar a conocer la capacidad de la prieto picudo y creadora de dos de los varietales más excepcionales: Cumal y Leione. Mediante un selecto ‘coupage’ de Cumal y Leione se elaboró Dominio Dostares Selección de Añadas (V.T. Castilla y León). Otra de nuestras recomendaciones es Don Suero Crianza 2010, un tinto exclusivo creado por Vinos de León, una bodega emblemática en esta región que se ha convertido en el buque insignia de la uva prieto picudo, dirigida por Pablo San José, quien es, además, Presidente de la D.O. Tierra de León.

Compártelo!

    Deja un comentario