Viaje exclusivo al corazón de Ribera del Duero: recorrido por ‘Un río de vino’

Viaje exclusivo al corazón de Ribera del Duero: recorrido por ‘Un río de vino’

Del 14 al 17 de mayo disfrutamos con los socios que se apuntaron a la actividad de un exclusivo viaje que incluía la visita de todas las bodegas que protagonizan nuestra Selección Mensual ‘Ribera del Duero: Un río de vino’. Seis bodegas de gran prestigio internacional donde pudimos catar algunos de los mejores vinos de España.

El jueves 14, tras la presentación del viaje en el Hotel Convento Las Claras (Peñafiel, Valladolid), emprendimos camino hacia Bodegas Valduero, en Gumiel de Mercado (Burgos). Una bodega ideada por las hermanas Yolanda y Carolina García Viadero en 1984, que pertenece al grupo fundacional de firmas de la D.O. Ribera del Duero. Recorrimos sus interesantes galerías subterráneas a más de 20 m de profundidad en el interior de una montaña, con paredes arenosas. En estas cuevas maduran en barricas los vinos Valduero, beneficiándose de unas condiciones perfectas y constantes de humedad y temperatura. Y, por supuesto, catamos una representación de sus elaborados: García Viadero Albillo 2014, Valduero 2013, Valduero Crianza 2011, Valduero Una Cepa 2011 y Valduero Reserva 2009.

El viernes 15, bien temprano, nos dirigimos hacia tierras sorianas para conocer Dominio de Atauta, una pequeña bodega situada en los límites orientales de la D.O. Ribera del Duero, construida en una ladera del valle de Atauta, en cuatro alturas sobre roca, para que la gravedad facilite el proceso de elaboración de los vinos. Allí nos esperaban Eulogio Calleja, director enológico, e Ismael Sanz, gerente de la bodega y responsable del viñedo. Repartidos en dos grupos, la visita fue una clase magistral sobre campo, estudiando sistemas de plantación, tipos de terruño, características del viñedo ecológico… Y es que la principal seña de identidad de Dominio de Atauta es su viñedo, formado por cepas de entre 60 y 160 años de edad cultivadas a una altitud límite: 1.000 m, y cuidadas según los principios de la biodinámica. Catamos sus vinos Dominio de Atauta 2013, Parada de Atauta 2012, Dominio de Atauta 2011 y, toda una sorpresa: el exclusivo vino de pago Valdegatiles 2007. Acabamos la jornada con un ‘pic nic’ en las antiguas bodegas de la zona.

A la tarde nos esperaba otra de las firmas icónicas de Ribera del Duero: Carmelo Rodero (Pedrosa de Duero, Burgos). Bodega familiar donde las haya y ejemplo de amor a la viña, pertenece a la cuarta generación de una familia de viticultores que durante años vendió sus uvas a Vega Sicilia. En 1999 comenzó su propia andadura y hoy sus vinos se ven avalados por numerosos premios y reconocimientos dentro y fuera de España. Tuvimos el placer de ser recibidos por el propio Carmelo Rodero y sus hijas Beatriz y María, ambas implicadas también en el negocio familiar. Disfrutamos de una panorámica de los viñedos de la bodega y, para acabar la jornada, cata de sus vinos Carmelo Rodero 2014, Carmelo Rodero Crianza 2012 y Carmelo Rodero Reserva 2011, y cena en bodega: lomo de sardina sobre base de mermelada de tomate y crema de Módena, croquetas de jamón, morcilla ribereña, chuletillas de lechazo asadas al sarmiento con ensalada de la tierra y queso manche¬go con membrillo casero.

El sábado 16, visita a Viña Mayor (Grupo Hijos de Antonio Barceló), ubicada en Quintanilla de Onésimo (Valladolid), en la carretera que une Aranda de Duero y Valladolid, dentro de la denominada “Milla de Oro” de la Ribera del Duero. Una bodega rodeada de viñedos que se erige en lo alto de una loma, en el corazón de las rutas del Vino y de los Monasterios. Viña Mayor ha destacado desde sus inicios por ser una marca innovadora y de alto posicionamiento. La enóloga del grupo, Mariam, se encargó de mostrarnos las instalaciones de esta impresionante bodega. Catamos sus vinos y disfrutamos de una suculenta comida maridada. Vinos: Viña Mayor Verdejo 2014, Viña Mayor Crianza 2011, Viña Mayor 2013 y Viña Mayor Reserva 2009. Menú: falso ravioli de crustáceos con salsa al cava, sal de queso celestino y lluvia de cebolla crujiente; merluza rellena de setas con salsa americana y espinaca crujiente; solomillo de ternera valmuza 100% con lingote de piquillo; y tarta charlota con helado de piñones.

El sábado por la tarde nos abría las puertas Emilio Moro, una de las firmas originarias e ineludibles de Ribera del Duero, fundada en 1987 por una de las sagas de elaboradores con mejor y más extensa trayectoria en esta región. Bodegas Emilio Moro se encuentra en uno de los municipios más importantes de la denominación: Pesquera de Duero (Valladolid). Aquí catamos los vinos Bodegas Emilio Moro 2014, Finca Resalso 2014, Emilio Moro 2012 y el excepcional Malleolus 2011, y saboreamos diversas tapas: canapés de endivias, ibéricos de Guijuelo, chorizo de nuestra “matanza” a la brasa, croquetitas caseras y tortilla de patatas.

El domingo acabamos el recorrido visitando una de las bodegas más esperadas: Hermanos Pérez Pascuas, en Pedrosa de Duero (Burgos). Se trata de una de las firmas fundadoras de la Denominación de Origen, creadora del famoso Viña Pedrosa y elegida en 2013 como una de las 100 mejores bodegas del mundo por la prestigiosa revista Wine&Spirits. José Manuel Pérez nos abrió en exclusiva las puertas de su bodega, revelándonos los secretos de sus vinos. Pusimos el broche final al viaje disfrutando de un delicioso lechazo maridado con las grandes marcas de la bodega: Viña Pedrosa Crianza 2012, Reserva 2010 y Gran Reserva 2006.

Un viaje inolvidable, lleno de visitas muy personales a seis de las bodegas que han transformado la historia de la Ribera del Duero. ¡Gracias a los socios por acompañarnos y gracias a las bodegas por su buena acogida y recibimiento!

Compártelo!

    Deja un comentario