Entrevista a Alejandro López, Director Técnico de Bodegas Bilbaínas: pasado, presente y futuro de Rioja

Entrevista a Alejandro López, Director Técnico de Bodegas Bilbaínas: pasado, presente y futuro de Rioja

El futuro de (1901, -) está más que garantizado. Buque insignia del clasicismo riojano, en 2007 Bodegas Bilbaínas dio un suave golpe de timón: llegaba el momento de la revisión. La consigna: actualizar y mejorar el estilo clásico con la vista puesta en el consumidor; pero sin rupturas. Un trabajo que acarreaba una gran responsabilidad -se trataba de actualizar vinos tan emblemáticos como Viña Pomal y La Vicalanda- y que cayó sobre los hombros del enólogo Diego Pinilla. Casi una década después, Diego Pinilla ha sido nombrado Director Técnico del Grupo Codorníu -al que pertenece Bodegas Bilbaínas-, y el mando técnico de Bodegas Bilbaínas ha pasado a Alejandro López.

Tras un periplo profesional por bodegas de EE.UU., Chile e Italia, Alejandro López entró en 2010 a Bodegas Bilbaínas como parte del joven equipo de enólogos dirigido por Diego Pinilla. Seis años después, Alejandro López ha dado el salto a la dirección técnica, y habla con nosotros sobre pasado, presente y futuro de esta prestigiosa bodega y sobre la denominación que la ampara: Rioja.

VS.- Hoy día conviven en Rioja varios estilos. Por un lado, estaría la corriente modernista; por otro, la vieja escuela con las bodegas más aferradas a las tradiciones; y en un punto intermedio, se encuentran las bodegas tradicionales que han logrado adaptarse con éxito a los nuevos tiempos. ¿Este último sería el caso de Bodegas Bilbaínas?

Alejandro López.- Sí. Marcas como Viña Pomal vienen de 1904, pero no podemos dar la espalda a las demandas del consumidor. Desde que en 2007 se incorporó Diego Pinilla al mando técnico, Viña Pomal se ha ido mejorando: rebajando el peso de la crianza, aumentando porcentaje de barrica nueva, limpiando sus aromas (humedades…) Pero es importante tener en cuenta que en Rioja el tiempo pasa despacio, y los cambios deben ser paulatinos y suaves, sin perder de vista que somos una bodega clásica.

VS. ¿Cuál es para usted la esencia del vino riojano?

El gran secreto de Rioja es hacer vinos que la gente bebe: como me gusta decir, vinos de una botella, no de una copa. No sé si el concepto ‘vino fácil de beber’ puede tener connotación negativa, pero se trata de hacer vinos finos, muy equilibrados, con buena acidez, fruta y estructura, a la vez que suaves.

VS. La renovación de la pasada década de los noventa comenzó a poner remedio a uno de los grandes lastres del vino de Rioja: el divorcio entre enología y viticultura. Sin embargo, Bodegas Bilbaínas se ha distinguido históricamente por contar con un valioso patrimonio vitícola.

Así es, actualmente tenemos 250 hectáreas de viñedo en propiedad; es el mayor viñedo de la Rioja Alta, y representa el 22% del viñedo total del término de Haro. Este patrimonio nos permite un mayor control sobre la calidad del fruto. Somos referencia en cuanto al estilo de vinos producidos en la subzona de la Rioja Alta.

VS. ¿Y cuál es la singularidad de los vinos de la Rioja Alta?

La Rioja Alta tiene una gran particularidad: la confluencia de tres climas: continental, mediterráneo y atlántico. El clima continental aporta frescor. Debido a que el río Ebro cruza Haro, tenemos también cierta influencia mediterránea. Pero lo más importante es el clima atlántico (la Rioja Alta es la zona más septentrional de la D.O.Ca. Rioja y recibe mayor influencia oceánica). El resultado de esta confluencia son vinos con magnífica acidez, aromas y sutileza. Tempranillos con buen balance, ideales para conseguir vinos longevos.

VS. Háblenos del trabajo en viñedo que hay detrás de los grandes vinos de Bodegas Bilbaínas.

Codorníu, grupo al que pertenecemos, está a la cabeza en cuanta a viticultura de precisión. Contamos con un sistema informático propio que nos da información sobre el potencial de cada cepa (a través de fotografías aéreas, etc). Primero trabajamos identificando calidad de parcelas y luego identificando diferentes calidades dentro de cada parcela; así decidimos qué viñas van para el Crianza, para el Reserva…

VS. No podemos evitar preguntarle sobre una de las mayores polémicas que han sacudido a la D.O.Ca. Rioja recientemente. Algunas bodegas, siguiendo la estela de Artadi, demandan crear nuevas categorías de calidad dentro de la D.O.Ca. Rioja, de modo que los grandes vinos riojanos puedan diferenciarse del rioja barato de supermercado. Un modo de acabar con el cajón de sastre. ¿Qué opina? 

Estoy de acuerdo con que se mantenga la clasificación tradicional de Crianza, Reserva y Gran Reserva. Hay que respetar estas categorías, pero dentro de un escalonado que tiene que reflejar la calidad del vino (no tanto los tiempos de crianza). Un Gran Reserva debe ser un vino excepcional porque aguanta el paso del tiempo como ningún otro. Por otro lado, también es importante marcar la procedencia de la uva: si tenemos un Viña Pomal Reserva y además podemos decir que viene de Haro, mejor.

VS. ¿Nos puede contar alguna novedad o nuevas apuestas de la bodega?

Una de las iniciativas a las que se dio luz verde con la entrada de Diego Pinilla en 2007 fue la subdivisión de los viñedos por zonas. Ahora buscamos las mejores zonas de los mejores viñedos para elaborar la gama Viña Pomal Vinos Singulares, formada por monovarietales: tempranillo, garnacha y graciano; y desde 2013 y 2014, también tempranillo blanco (el primero de Rioja) y maturana blanca. Se trata de vinos de alta gama de los que solo se producen entre 1.000 y 2.500 botellas, y únicamente en las mejores cosechas. Dentro de las instalaciones de Bodegas Bilbaínas tenemos una parte dedicada a la investigación; de ahí salen estos vinos tras alcanzar la calidad deseada.

VS. Para terminar, ¿cómo el futuro de Rioja?

Rioja es la denominación más importante y conocida de España, y así seguirá. Partimos de una base excepcional y nadie puede competir con eso. Creo en un futuro muy prometedor, gracias sobre todo al talento de la generación de jóvenes elaboradores que está conduciendo la denominación.

Compártelo!

    Deja un comentario