La recuperación del sector del vino: mayor consumo interno

La recuperación del sector del vino: mayor consumo interno

Según el informe hecho público por el Observatorio Español del Mercado del Vino (OEMV) concerniente a la memoria de 2016, el sector del vino camina con buena marcha. 2016 se ha caracterizado por una recuperación del consumo interior en España, como conjunto del canal de alimentación, hostelería y un tercer canal que incluye la venta directa, el enoturismo, la venta online y el autoconsumo.

Otra de las características de 2016 ha sido la mejora del valor medio de sus exportaciones. Ha existido un menor volumen exportado (sobre todo debido al descenso del vino a granel sin ninguna indicación); sin embargo, la facturación ha sido estable y los precios medios al alza.

Producción de vino y mosto

Esta estabilidad y recuperación del valor de las ventas tiene mucho que ver con el mejor equilibrio entre oferta y demanda. De entrada, la campaña 2016 se inició con unas existencias que eran 3 millones de hectolitros menores que en la misma fecha del año anterior. Y, frente a las previsiones iniciales de la gran cosecha que podía llegar por el buen cuajado de los racimos, un agosto particularmente caluroso y seco, tanto por el día como por la noche y con mayor efecto en el centro-sur del país, provocó una vendimia finalmente mucho menos abundante de lo esperado en esas regiones.

La producción española de vino y mosto se ha mantenido en torno a los 42 millones de hectolitros en los últimos 10 años. En 2016 se produjeron 42,9 millones hectolitros. Así, el año se caracteriza por un equilibrio entre la oferta y la demanda, en el que se exporta un menor volumen, aunque con precios medios al alza, como ya hemos indicado.

Recuperación del consumo de vino en España

2016 ha presentado diversos indicios de mejora del consumo nacional de vino: la recuperación de la hostelería española desde mediados de 2014, consolidada en 2015 y muy mejorada en 2016 (para el que se augura una subida superior al 10%), la pequeña disminución hasta noviembre de 2016 en el canal alimentación, sobre todo por caída de bebidas con vino pero con buena marcha para los vinos con denominación de origen y para los espumosos y cavas, y un crecimiento estimado en el tercer canal de ventas directas, enoturismo, ventas online y autoconsumos, así como la buena marcha de determinados productos como los blancos de calidad, los vinos de baja graduación o los tintos de verano.

Según los datos del balance vitivinícola del MAPAMA, el consumo nacional se estabiliza en los últimos años, ligeramente por debajo de los 10 millones de hectolitros aunque, con las mejores estimaciones de las que ahora disponemos para el 2016, es posible que supere esos 10 millones de hectolitros, con remontada muy esperanzadora.

Después de la caída continuada que se viene registrando desde los años 80, que el consumo se estabilice es ya una buena noticia. Los datos de Nielsen, en su informe Market Trends para el mercado del libreservicio, corroboran estos datos, atribuyendo un crecimiento en valor en el año 2016 del +4,8% para los vinos tranquilos y del +4,1% para los vinos espumosos, que crecen por encima del resto de bebidas el pasado año.

Mercado interno y exportación

El sector que mejor ha evolucionado en los últimos años es el de las exportaciones. Así, podemos hablar de recuperación del consumo en España en 2016. Aún así, si el consumo en España lo estimamos en 1.000 millones de litros, las exportaciones de vino supusieron, en 2016, 2.226 millones de litros, es decir ¡más del doble! El crecimiento de las exportaciones ha sido exponencial: hace trece años, España consumía más vino del que exportaba. Ahora, esta situación se ha dado la vuelta.

Compártelo!

    Deja un comentario