Elena Adell: “El vino de Rioja es diferente porque ha sabido preservar las variedades que lo hacían único”

Elena Adell: “El vino de Rioja es diferente porque ha sabido preservar las variedades que lo hacían único”

Elena Adell es una de las enólogas más reputadas de Rioja. Bajo su batuta se elaboran marcas tan reconocidas como Campo Viejo, Azpilicueta y Alcorta. Formada como ingeniera agrónoma en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos de Córdoba, posteriormente en Madrid se convirtió en especialista superior en viticultura y enología. Comenzó su trayectoria profesionales 1984 en Rioja y desde entonces su andadura ha estado ligada a esta región. Actualmente es la responsable de enología de las bodegas riojanas del Grupo Pernod Ricard. Ahora habla del estilo de sus vinos, su filosofía de trabajo y las tendencias del gusto.

VS. ¿De dónde le viene la pasión por el vino, cómo comenzó el idilio?

Mi idilio empieza en mi infancia. En nuestra región, las explotaciones agrarias tenían un poco de todo: cereal, huerta, frutales, olivos, rebaños y, por supuesto, viñedo. Mi abuelo tenía una de estas explotaciones y sentía pasión por su viñedo y también por su bodeguita de cosechero. Con él aprendí a amar todo lo que crece de la tierra y descubrí con asombro cómo se hacía y cuidaba un vino.

VS. Usted elabora algunas de las marcas riojanas más reconocidas, ¿cómo definiría el estilo de cada una de estas marcas?

Elaboro Campo Viejo, Azpilicueta y Alcorta. La marca Campo Viejo abraza tal amplitud de tipos de vinos que es imposible que el consumidor no encuentre el que busca. Son vinos sorprendentes, y digo esto porque tratándose de una marca con más de 50 años de historia, sus vinos están y son de rabiosa actualidad.

Alcorta es una marca simpática, amable, versátil, capaz de gustar a todo el mundo.

Por su parte, Azpilicueta reúne vinos clásicos en su composición varietal, pero vanguardistas en su expresión; hechos -algunos de ellos- para los más entendidos.

VS. Comenzó su andadura profesional a mediados de los ochenta en La Rioja. ¿Cómo ve el panorama actual del vino riojano?

Lo veo bien por varias razones. La primera es que Rioja como sector sigue cuestionándose todo cada día y eso hace que no se recree en la contemplación de sus innegables éxitos. La segunda es que da una importancia capital a la promoción de sus vinos, y ésa es la forma de crecer y afianzarse en los mercados. Y la tercera razón es que mira al exterior y analiza lo que quieren los mercados.

VS. Hoy día conviven en Rioja varios estilos, pero ¿cuál es para usted la esencia del vino riojano?

Creo que sus variedades de uva, y especialmente el tempranillo. El vino de Rioja es diferente, y lo es porque ha sabido preservar aquellas variedades que lo hacían único, sin dar cabida a las foráneas que podían distorsionar esa tipicidad.

VS. ¿Qué le diría a los que piensan que las grandes producciones están reñidas con el mimo y el cuidado en la elaboración?

Que, al menos en nuestro caso, no pueden estar más equivocados. El mimo, la atención, la supervisión, el control y la creatividad que aplicamos a nuestros procesos y a nuestros vinos son enormes. Les invito a venir a nuestras bodegas y comprobarlo.

VS. ¿Qué importancia le da al hecho de tener viñedo en propiedad?

Tener la propiedad del viñedo no es tan importante si consigues una relación de complicidad con tus proveedores. Si logras con tu apoyo técnico convencerles de cómo han de cultivar las uvas para ti, el hecho de que el viñedo sea tuyo o suyo el carece de importancia. Lo verdaderamente importante es compartir la filosofía de trabajo para obtener las mejores uvas en cada caso.

VS. Algunas voces critican el exceso de protagonismo de la crianza en los vinos riojanos, ¿cree que el rioja en general abusa de la crianza en roble?

No tiene por qué. Me explico: cada bodega elabora vinos del estilo que responde a los gustos de los consumidores a los que van dirigidos. Cuando sus consumidores piden sensaciones de crianza marcadas, la bodega les ofrece vinos así; si lo que desean son vinos con una crianza más sutil, tenemos la técnica y la sensibilidad necesaria para hacerlos así. Seguramente esas voces que dicen eso, son del segundo tipo de consumidor.

Compártelo!

    Deja un comentario