¿Cuáles son las marcas más veteranas del vino español?

¿Cuáles son las marcas más veteranas del vino español?

Coincidiendo con la celebración del Día de los Abuelos (26 de julio), hacemos un repaso por algunas de las marcas de vinos más veteranas de nuestro país.

Empezamos por Rioja, región donde comenzó a escribirse la historia del vino de calidad español a finales del siglo XIX. En el capítulo blancos, una etiqueta histórica es Diamante. “De pequeño creía que todos los vinos blancos se llamaban Diamante”, comentaba uno de nuestros socios. Y es que hablamos de una de las marcas más conocidas por el gran público y número 1 en ventas de vino blanco de Rioja en España. Elaborado con viura y malvasía, dos uvas clásicas riojanas, por Bodegas Franco-Españolas, todo un referente entre las bodegas históricas de nuestro país. Fundada en 1890 por el francés Frederick Anglade, junto a otros socios españoles (de ahí el nombre de “Franco-Españolas”), hoy día es totalmente de propiedad española. Su blanco Diamante comenzó a elaborarse en 1892 y fue pionero en la categoría de blanco semi-dulce.

Otro blanco riojano histórico es Monopole. ¿Quién no conoce el blanco riojano Monopole? Más de 100 años de historia custodian a esta marca. Monopole se elabora desde 1915 en una de las bodegas referentes nacionales: CVNE, con la uva blanca más importante en el viñedo riojano, la viura. Elegante, equilibrado, fresco y con una expresiva carga frutal. Todo un icono de los blancos riojanos. La historia de su origen es muy curiosa: la idea era crear un cava, sin embargo, al catar el primer Monopole sus creadores vieron en él mayores posibilidades como vino blanco.

Pasamos al capítulo de tintos riojanos. Banda Azul, de Bodegas Paternina, es otra de las marcas más antiguas, con más de un siglo de existencia y una gran penetración en el mercado. Como curiosidad contar que la característica banda trasversal azul de su etiqueta es un homenaje a los canteros gallegos que excavaron las bodegas de Paternina en Ollauri.

Otra etiqueta decana de Rioja es Marqués de Riscal. Marqués de Riscal es una de las grandes bodegas centenarias de Rioja, un peso pesado y de una de las firmas más reconocidas por el gran público. También es una de las bodegas del siglo XIX que mejor ha hecho la transición a nuestros tiempos. Fundada en 1858 en Elciego por Guillermo Hurtado de Mendoza (Marqués de Riscal), esta firma fue pionera en elaborar vinos de calidad en Rioja siguiendo el estilo y los métodos bordeleses. En 1862 ya lanzó sus primeros vinos Marqués de Riscal embotellados, y los reconocimientos no tardaron en llegar: en 1895 Marqués de Riscal fue el primer vino no francés que consiguió el Diploma de Honor de la Exposición de Burdeos.

Dejando a un lado Rioja, no podemos dejar de mencionar al tinto Sangre de Toro de Bodegas Torres entre los clásicos de nuestro país. El apellido Torres está ligado a la elaboración de vino en el Penedès desde el siglo XVII, aunque la fecha oficial de fundación de la bodega se fija en 1870. Generación tras generación, esta firma con sede en Vilafranca del Penedès (Barcelona) ha permanecido en manos familiares, hasta llegar hoy a ser, seguramente, la bodega española más conocida en el mundo. Torres se ha convertido en una gran empresa exportadora con presencia en más de 140 países.

Una bodega con un rosario de marcas muy reconocidas, para todos los gustos, incluyendo vinos accesibles –como Sangre de Toro-  y exclusivas joyas enológicas. Sangre de Toro (D.O. Catalunya) nace en la pasada década de los cincuenta como un ensamblaje de uvas mediterráneas. Su nombre está inspirado en Baco, el dios romano del vino, antiguamente llamado “el hijo del Toro”.

En cuanto a los rosados de calidad, uno de los pioneros fue René Barbier (D.O. Penedès). Se trata de una de las marcas que más ha contribuido a la difusión de la región del Penedès. Creado por René Barbier, francés instalado en tierras catalanas desde los setenta. René Barbier fue una de las primeras bodegas que concibió el rosado como un vino con pretensiones que se sacudía la imagen de segundón.

Terminamos mencionando algunas de las marcas más veteranas de Ribera del Duero, como Torremilanos, Pesquera y Viña Pedrosa. Pesquera está creado por uno de los bodegueros más conocidos del vino español, Alejandro Fernández, rostro que refleja toda la sencillez y sabiduría de un hombre del campo castellano. Nacido en 1932 en Pesquera del Duero (Burgos), sus paisanos pueden agradecerle el haber paseado el nombre de esta localidad por todos los confines del mundo. Comenzó su aventura en un momento de crisis para la viticultura nacional, y a contracorriente, marcó el camino por el que después transitarían los vinos de Ribera del Duero. Su  primera cosecha fue la del 75, con 20.000 botellas. Poco a poco fue aumentando la producción, y a partir de los 98 puntos que Robert Parker concedió al Pesquera 1982, las puertas del mercado internacional se abrieron a este vino.

Detrás de la etiqueta Viña Pedrosa están los tres hermanos Pérez Pascuas: Benjamín, Manuel y Adolfo, quienes fueron pioneros hace más de 30 años en apostar por la Ribera del Duero y su potencial como región elaboradora de vinos de calidad. Los hermanos, herederos de viñedos familiares, pusieron en marcha su bodega -conocida popularmente como Viña Pedrosa- y defendieron la creación de la nueva Denominación de Origen, participando en la fundación del Consejo Regulador en 1982. Hoy, más de la mitad de la producción de Hermanos Pérez Pascuas se exporta a más de 35 países. La firma posee una trayectoria impecable y unos vinos de admirable regularidad como Pérez Pascuas Gran Selección, Cepa Gavilán y, por supuesto, toda la gama de Viña Pedrosa.

Compártelo!

    Deja un comentario