¿Cómo afecta la altitud al viñedo? Entrevista con Bodegas Muñana

Bodega emblemática de la provincia de Granada, Muñana nació en la pasada década de los ochenta, y desde 2017 tiene nuevos propietarios: la familia suiza Hess. Saga capitaneada por Urs Hess, quien ha introducido cambios en la imagen de marca y se confiesa absolutamente comprometido con la que es la bodega granadina más grande con viñedo propio. Y qué viñedo. La finca donde se erige Bodegas Muñana, en el término de Cortes y Graena, en Sierra Nevada, se alza a 1.200 m de altitud.

Una finca de 180 hectáreas, de las cuales 37 son de viñedo. En él conviven variedades locales y variedades foráneas poco cultivadas en la zona, como la petit verdot. Daniel Fernández, CEO de la bodega, nos detalla en esta breve entrevista las particulares del que es uno de los viñedos más altos de Europa.

VS-La altitud del viñedo es una de las principales características de la bodega, ¿cómo se refleja esta circunstancia en el carácter de sus vinos?

Esta altitud influye directamente en la síntesis de compuestos fenólicos y compuestos aromáticos; teniendo como resultado vinos potentes, complejos, con mucho color, aromáticos, estructurados, y con un carácter propio.

VS-En las añadas más frías, ¿de qué manera complica la altura el resultado final?

Las añadas frías influyen en el proceso de maduración, hasta el punto de que ésta no pueda completarse. En nuestra zona, este suceso –una maduración incompleta- difícilmente ocurre. Sucedería si los meses de septiembre y octubre fueran muy lluviosos y con pocas horas de luz, extremo muy poco probable. Incluso en años fríos tenemos muchas horas de sol, y esta circunstancia se traduce en una maduración más lenta y en unos taninos más maduros.

VS-Hay voces que señalan que el calentamiento global perjudicará mayormente la elaboración de vinos en el sur de España, ¿cree que será así?

El cambio climático es un hecho, y afectará tanto al norte como al sur de España. Invertir en bodegas de más altitud es una buena estrategia, ya que los efectos del calentamiento global son mejor contrarrestados a mayor altura: a mayor altitud, menor adelanto de la maduración y más lentitud en la misma.

VS-Referente a las variedades de uva, ¿cómo se adapta una variedad mediterránea como la monastrell a estas altitudes? Y el resto de las variedades cultivadas, ¿se adaptan bien a las temperaturas más bajas?

La monastrell da muy buenos resultados, con una maduración más lenta. En nuestro viñedo todas las variedades se han adaptado muy bien. Con las temperaturas más bajas, las castas que tienen un ciclo de maduración más corto logran una graduación alcohólica más equilibrada y una mayor síntesis de compuestos aromáticos.

Por otro lado, con las variedades de ciclo de maduración más largo, como en el caso de la petit verdot, tenemos un alargamiento de la maduración. Pero como estamos ante una variedad más tánica, este hecho nos beneficia: los taninos tienen un mayor período de maduración.

Quizás te pueda interesar

El planazo de Septiembre: 1.000 visitas con catas gratuitas ¡Apúntate!

Hombro con Hombro: Bodegas Sonsierra ante la crisis del COVID-19

Cómo nace un vino de culto: Finca Villacreces y el hito de Pruno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *