Adegas Valmiñor, magia celta en una bodega de vanguardia

Vinoselección piensa en todos aquellos que queréis vivir una experiencia diferente y conocer las denominaciones de origen más emblemáticas de nuestro país, donde nos esperan bodegas con interesantes propuestas enoturísticas. Por supuesto, las medidas de seguridad e higiene están garantizadas en cada visita. En este post nos vamos de viaje a la D.O. Rías Baixas (Pontevedra), donde nos abre sus puertas de forma gratuita Adegas Valmiñor, bodega situada en el Valle de O Rosal, una tierra que lo tiene casi todo como atractivo turístico. Auténtica delicia para los sentidos.


“Aquí puedes contemplar muchos de los paisajes más espectaculares de España, como la desembocadura el río Miño en el océano Atlántico, el Monte Santa Tecla… Las Rías Baixas huelen a albariño, a monte gallego, a hierbas gallegas y, sobre todo, huelen a mar… Galicia también se puede tocar, su tierra húmeda, su vegetación, su agricultura y de una forma diferente, su magia. La gastronomía es otro de sus grandes atractivos; es difícil encontrar un lugar donde haya tanta calidad en casi todo: carne, pescado, marisco, huerta…”, afirma Cristina Blanco, directora comercial de Adegas Valmiñor.


Figueiró: una finca especial llena de magia

La visita que Valmiñor nos propone comienza con un paseo por la finca Figueiró, en la zona más alta de O Rosal: comienza a 30 metros sobre el nivel del mar y alcanza en sus puntos más altos unos 130 metros, desde los cuales se divisa el río Miño avanzando majestuoso hacia el Atlántico, y las montañas portuguesas con su función de protección de los vientos fuertes. “Esta altitud, que es baja en general pero alta para la zona, protege a la finca de las enfermedades fúngicas tan temidas en nuestra área”, señala Cristina Blanco.  

La finca Figueiró, con 17 hectáreas de viñedo en espaldera, es muy extensa para un lugar donde el minifundismo es la nota dominante. Además, a diferencia de muchas fincas con cierta altitud, está plantada respetando la pendiente natural de las colinas, sin bancales ni terrazas. Otra de las características que la diferencian es su suelo: una veta de esquisto metafórmico, y no tanto granito con depósitos aluviales y cantos rodados. Aquí, las pendientes muy pronunciadas imponen una viticultura 100% manual.

“El universo de Valmiñor no se circunscribe al albariño, esa es la suerte del valle de O Rosal”, comenta Cristina. “Tenemos también otras variedades blancas y tintas maravillosas para que el albariño brille solo e incluso a veces más acompañado. El Valle de O Rosal ofrece ese microclima especial que genera las condiciones ideales para ciclos de maduración más grandes, como los que tiene la loureiro, la caiño blanco y la treixadura”. En la finca Figueiró, además de albariño, cultivan cuatro uvas tintas autóctonas: sousón, brancellao, caiño tinto y castañal.

La castañal era una variedad casi extinguida, recuperada gracias al proyecto liderado por la Misión Biológica de Galicia. Las hectáreas que Adegas Valmiñor posee de esta uva la convierten en la única plantación de castañal del panorama vitivinícola internacional. “Pensemos que esta variedad no aparecía recogida en la ‘Lista española de variedades de vid comerciales’ del BOE del 2002; y hoy en día está en esa lista y amparada por la D.O. Rías Baixas”, explica Cristina Blanco.  

Dentro de sus instalaciones: vinos nuevos y únicos

A menos de 7 km de la finca Figueiró, en San Juan de Tabagón, se encuentra la bodega, equipada con la más moderna tecnología, y con dos zonas diferentes de elaboración: una de blancos, la más grande, y otra de tintos. Con sus mesas de selección y diferentes envases, donde el acero inoxidable convive con la madera francesa (tinos, fudres y barricas).

Después de asistir a la explicación de los distintos procesos de elaboración, quienes os decidáis a visitar esta bodega podréis catar cuatro de sus referencias: los dos monovarietales de albariño Valmiñor y Serra da Estrela; Davila, un blanco que recoge el espíritu de mezcla que siempre ha tenido la zona de O Rosal, creado con albariño, loureiro y treixadura; y Abade de Couto, un tinto muy original creado con las variedades ancestrales sousón, brancellao y caíño tinto.

Apasionante descubrir esta bodega de vanguardia que apuesta fuerte por el I+D+I, dirigida desde 2001 por José Carlos Gómez Davila, propietario también de Ébano Viñedos y Bodegas en la Ribera del Duero. Sin duda, Valmiñor diseña una de las gamas más extensas y originales de Rías Baixas, y su reputación no ha dejado de aumentar.

Conoce más detalles de la visita a Adegas Valmiñor y más propuestas de enoturismo en nuestra web: https://www.vinoseleccion.com/viajes-enoturismo

Quizás te pueda interesar

¿Cuánto sabes sobre los vinos sin alcohol?

Enric Canut, responsable de compras de quesos de Vinoselección: “No entiendo la costumbre francesa de tomar los quesos después de la comida”

¿Qué es un pago? ¿Y un Vino de Pago?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *