Anatomía de la D.O. Rías Baixas, con Martín Códax

Es la denominación más grande de Galicia y todo un referente en cuanto a blancos de calidad. Después de radiografiar la D.O. Rueda con Félix Lorenzo Cachazo, repasamos características, trayectoria y retos de la D.O. Rías Baixas de la mano de Martín Códax, bodega emblema del vino gallego. Martín Códax echó a andar en 1986 como una cooperativa fundada por un grupo de 50 viticultores de Rías Baixas. En la actualidad se erige como una firma líder de gran proyección internacional y referente del I+D en Galicia. Con el cambio de siglo, Martín Códax pasó de bodega a grupo en el que se integran las firmas Adegas Galegas, Terras do Cigarrón y Cuatro Pasos, estas dos últimas situadas en Monterrei y Bierzo, respectivamente.

EN QUÉ SE BASA EL ÉXITO DE LA D.O. RÍAS BAIXAS.

Rías Baixas es una región privilegiada. La proximidad de los viñedos al océano Atlántico dotan a los vinos de una frescura y salinidad únicas. Cuenta con un protagonista principal, el albariño, probablemente el varietal que mejor presenta esa influencia atlántica, ya que se caracteriza por su frescura, cuerpo y aroma.

Se trata también de una zona con carácter y con una cultura propia. Una zona de minifundio, con unos viticultores apasionados y con gran arraigo a la tierra. Una viticultura 100% manual y artesanal combinada con unas bodegas modernas con la última tecnología.

CARACTERÍSTICAS QUE DISTINGUEN A LOS VERDEJOS DE OTROS GRANDES BLANCOS ESPAÑOLES COMO LOS VERDEJOS.

La principal diferencia entre las variedades albariño y verdejo es el frescor. El albariño es más fresco y presenta toques cítricos debido a la acidez naturalmente presente en la uva y la expresividad aromática del varietal. Además, influido por la proximidad de los viñedos al mar, los albariños son vinos que presentan una marcada salinidad y unos matices minerales que los definen.

El frescor del albariño también viene condicionado por el clima de Rías Baixas, con temperaturas moderadas y veranos suaves, lo que permite que las uvas realicen un proceso de maduración más equilibrado, confiriéndole una personalidad atlántica que los diferencia de los vinos de interior.

Por su parte, los verdejos se caracterizan por ser vinos más cálidos con un perfil aromático más tropical, lo cual se debe a una acidez más baja y su mayor madurez. La verdejo es una variedad muy diferente al albariño y tremendamente interesante.

EL FUTURO DE LA D.O. RÍAS BAIXAS EN LOS PRÓXIMOS AÑOS.

Desde su fundación hasta la actualidad, la D.O. Rías Baixas se ha posicionado entre los grandes blancos del mundo. Su calidad ha sido contrastada y ha encontrado ya su hueco en muchos mercados. El crecimiento en el mercado nacional e internacional es muy positivo, seguimos dando pasos de gigante. Sin embargo, nos queda mucho camino por recorrer, no solo en la apertura de nuevos mercados, sino también en el desarrollo de la propia denominación.

Tenemos todos los mimbres para superar la etiqueta de “vinos jóvenes” ya que está más que demostrada tanto la capacidad de envejecimiento de nuestros vinos como la versatilidad de los varietales gracias a otras elaboraciones (crianzas sobre lías, trabajos con barrica, vendimias tardías….).  En Bodegas Martín Códax presumimos de vinos como Martín Códax Lías, Organistrum, Gallaecia, Vindel… así como catas verticales que realizamos con nuestro Martín Códax en el que podemos disfrutar de la evolución del albariño.

También tenemos posibilidades de abarcar nuevos varietales de la D.O., como hacemos en Adegas Galegas. Ejemplo de ello es la colección D. Pedro Castes Autóctonas, con la que disfrutamos de monovarietales de otras castas como el caíño blanco, el caíño tinto, la loureira y la treixadura, otras joyas de la D.O. Rías Baixas que hasta ahora siempre han sido actores secundarios y acompañantes de la variedad reina: el albariño.

CÓMO HA CAMBIADO EL PERFIL DE LOS VINOS DESDE LA CREACIÓN DE LA D.O. RÍAS BAIXAS  HASTA AHORA.

Desde la creación de la D.O. Rías Baixas en 1988 hasta ahora, la D.O. ha cambiado bastante. Esta es una denominación de mucha tradición pero relativamente joven, por lo que se ha profesionalizado mucho. Desde Martín Códax hemos pasado de ser un monoproducto a elaborar una gama de productos muy extensa, basados en una constante escucha al mercado. Ha cambiado el consumidor, han aparecido diferentes estilos de consumidor e incluso distintos momentos de consumo.

Elaboramos desde vinos como Marieta (albariño 100% semiseco) para un consumidor más inexperto al que los vinos demasiado secos no le resultan sencillos, hasta ediciones especiales como Martín Códax Gallaecia (albariño 100%, vendimia tardía con botritis) para los consumidores más especializados que quieren descubrir otras caras del albariño.

Elaboramos desde sangría Alma Atlántica (albariño, loureira y caíño blanco) para tomar en un aperitivo en una terraza, hasta un Martín Códax Vindel, una edición limitada de 2.000 botellas para disfrutar acompañando un plato de caza.

CUÁLES SON LOS PRINCIPALES RETOS A LOS QUE SE ENFRENTA LA D.O. RÍAS BAXIAS

El mayor reto al que se enfrenta no solo la D.O. Rías Baixas, si no todas las regiones vitivinícolas, es el de cómo adaptarse al cambio climático, el cual es una verdad irreversible. Como consecuencia del paulatino y progresivo aumento de la temperatura terrestre, el perfil de los vinos cambia, por lo que es probable que en unos años tengamos que trabajar más viñedos de altura buscando esa compensación climática que garantice la personalidad de los vinos de la zona.

Desde Bodegas Martín Códax llevamos trabajando en este sentido desde hace varios años con diferentes proyectos de I+D+i; por ejemplo, el Glovalviti, en el que se busca comprobar el efecto de la altitud en la calidad de los vinos y en el que se percibe que este parámetro geográfico retrasa el ciclo de madurez. Debemos prepararnos para que, llegado el caso, las nuevas generaciones puedan tomar decisiones.

MÁS ALLÁ DE LA ALBARIÑO: LAS OTRAS UVAS BLANCAS DE LA D.O.: LOUREIRA BLANCA, TREIXADURA, CAIÑO BLANCO, TORRONTÉS Y GODELLO

Gracias a nuestra bodega Adegas Galegas, hemos podido trabajar estos varietales y decidimos hacerlo por separado ya que hasta hace muy poco era imposible poder disfrutarlos de manera aislada, se empleaban como componentes de los plurivarietales de la D.O.

Descubrimos que de manera independiente son unos vinos con un potencial de disfrute tremendo, por sí mismos son vinos muy diferenciales y comerciales. Os animamos a catar el proyecto D. Pedro Castes Autóctonas.

La loureira es una variedad que aporta una intensidad aromática alta, con una alta carga de aromas terpénicos y notas de laurel, hinojo y romero, con una acidez fresca y ligera.

En la treixadura encontramos aromas a flores blancas, hierbas aromáticas frescas como salvia y tomillo, sobre un fondo mineral. En boca es densa, grasa y persistente, con notas de frutas y flores.

El caíño blanco es una casta de gran rusticidad, muy estructurada, potente y persistente en boca, y fresca gracias a la acidez naturalmente presente en la uva. En nariz presenta notas cítricas y florales.

La uva godello presenta un perfil aromático muy complejo, amplio y disperso. Sus aromas van desde las notas rústicas, cargadas de mineralidad, la fruta blanca con toques herbáceos y fragancias florales. En boca, es potente e intensa, originando vinos muy glicéricos, con intensa y fresca acidez. Son vinos equilibrados y bien estructurados.

La variedad torrontés se caracteriza por tener una alta carga aromática, produciendo vinos muy perfumados con aromas florales y frutales, y que presentan una acidez media-baja. Variedad muy interesante para mezclas. Como variedad única da vinos muy ligeros.

Quizás te pueda interesar

Entrevista a Raquel Latre Latorre

Radiografía de la D.O. Rueda, con Félix Lorenzo Cachazo

Jean Leon Vinya La Scala Gran Reserva, la leyenda del hombre creador del primer gran ‘cabernet sauvignon’ de España

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *