La crianza en barricas

La crianza en barricas: cómo elegir la barrica adecuada

La crianza en barrica es uno de los momentos más importantes en la creación del vino. Aunque no todos los vinos pasan por esta etapa. La decisión de dar crianza o no a un vino la toma el bodeguero analizando las posibilidades y los fines para los que está destinado. Ciertas elaboraciones y cosechas, por su menor concentración o cuerpo, no son aptas para la crianza en roble. En general, son los vinos de una calidad más elevada los que se destinan a largas crianzas y envejecimientos.

Todo vino que entra en barrica sufre modificaciones. La crianza en barrica limpia y estabiliza el vino, matiza el color, aporta aromas y sabores, doma los taninos, pule el conjunto, y le da una vida más larga.  Eso sí, la barrica no puede convertir un vino mediocre en un buen vino.

Los diferentes tipos de barricas de roble confieren diferentes características al vino. Influye la procedencia (americano, francés, ruso…), la edad de las barricas (nuevas, seminuevas, viejas…), el tueste de las duelas, el tamaño… No existe una norma fija a la hora de elegir un tipo de barrica para un determinado vino. El enólogo se guía por la técnica ensayo-error: sólo realizando diversas catas comparativas de un mismo vino criado en diferentes tipos de barrica podrá decantarse por una u otra.  Rodolfo Bastida, enólogo de Bodegas Ramón Bilbao, comentaba al respecto: “No tenemos una predilección general por un tipo u otro de roble; tratamos de aplicar a cada vino su roble perfecto, y lo mismo en términos de edad de la barrica. Aun así tenemos un parque de barricas de menos de 5 años y una cantidad muy alta de barricas muy nuevas, porque entendemos que funcionan mejor con nuestros vinos”.

La mayoría de las barricas de las bodegas españolas son de roble francés o de roble americano. En general, la barrica americana es más directa, da más dulzura e intensidad aromática, destacando las notas lácticas y de coco. Por su parte, el roble francés aporta mayor complejidad, con ecos especiados, balsámicos y de pastelería. Borja Osborne-Osborne, CEO de Compañía de Viñedos Iberian, nos comentaba la predicción por el roble francés en su bodega Viñas del Jaro (D.O. Ribera del Duero): “Nos gustan más los matices que aporta el roble francés en la cata de los vinos. Parece como si este tipo de madera -con tostados ligeros- respetase más las señas de identidad de los viñedos y su frutalidad. De todas formas, estamos analizando determinadas barricas de roble americano que respetan mucho más la fruta y quizás sean más apropiadas para vinos con crianzas cortas (3-6 meses). Nuestro Director Técnico, Álvaro Trigueros, está investigando las distintas posibilidades que hay y no descartamos su uso selectivo en breve”.

Entre las bodegas defensoras del roble americano encontramos pesos pesados de Rioja como R. López de Heredia Viña Tondonia. María José López de Heredia, Directora Gerente, afirmaba lo siguiente: “No consideramos que el roble americano sea mejor ni peor que el francés, sino diferente. Es el roble americano el que históricamente siempre se usó de forma mayoritaria en Rioja, porque era el más disponible. Y como no nos da problemas, no tenemos motivo para cambiarlo. El roble, en general, sea de la procedencia que sea, no debe destacar por encima de la fruta o la tierra. Debe estar en segundo plano, sea americano o francés. El americano en general es menos fino cuando la barrica es nueva, pero por eso alargamos la vida de la barrica y, de esa forma, pulimos las aristas que, de otra manera, serían muy dominantes”.

Americano, francés, nuevo, usado… No es determinante. Lo realmente necesario es que el roble sea de calidad y que cada tipo de barrica aporta su parte de complejidad al desarrollo final del vino.

Quizás te pueda interesar

Hombro con Hombro: Bodegas Sonsierra ante la crisis del COVID-19

Cómo nace un vino de culto: Finca Villacreces y el hito de Pruno

¿Cómo afecta la altitud al viñedo? Entrevista con Bodegas Muñana

1 thought on “La crianza en barricas: cómo elegir la barrica adecuada”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *