6 propuestas vinícolas para el reencuentro con familiares y amigos

El verano 2020 ha llegado con un regalo bajo el brazo: la nueva normalidad. Por fin podremos reencontrarnos con esos amigos y familiares separados por las fronteras provinciales -eso sí, no nos olvidemos de respetar las medidas higiénicas y el protocolo de seguridad-. Para conseguir un reencuentro perfecto nada mejor que aderezarlo con buenos vinos. Y es que para nosotros, winelovers empedernidos, el vino es más que una bebida: es sentimiento, emoción, alegría. El compañero perfecto para acompañar esas largas charlas aplazadas y muy deseadas con aquellos que queremos. ¡Y hay tanto que contar después de todo esto!

Hemos preguntado a 6 compañeros que trabajan en Vinoselección qué vino elegirán para brindar en estos momentos especiales. Éstas han sido sus respuestas. En nuestro catálogo Hombro con hombro encontrarás estos y otros vinos. ¡Que tus reencuentros y tu verano estén llenos de alegría! ¡Salud!

VIÑA SASTRE COLECCIÓN PRIVADA 2018. B. Hermanos Sastre. D.O. Ribera del Duero.

“Como dice Jesús Sastre, hemos vivido momentos muy difíciles y ahora toca brindar a lo grande”, comenta nuestra compañera Elena, por eso elige Viña Sastre Colección Privada 2018 para reencontrarse con su familia asturiana.

Hablar de Bodegas Hermanos Sastre y de su marca emblemática, Viña Sastre, es hablar de una de las grandes bodegas de nuestro país, en manos de una familia que siempre entendió el mundo del vino como su modo de vida. Su timonel, Jesús Sastre, se considera ante todo viticultor. El secreto de su éxito es tener uno de los mejores y más cuidados viñedos de tempranillo del mundo, no sólo por su edad media -superior a los 50 años- y por situarse en las zonas más codiciadas en la Ribera de Duero -La Horra y Roa-, sino por gozar de unas condiciones climáticas y de suelo que hacen únicos los viñedos de esta bodega. Viña Sastre Colección Privada 2018 es un tinto único y que no se parece a ningún otro. Un vino exclusivo elaborado en estrecha colaboración con Jesús Sastre. Ribera del Duero por los cuatro costados y tempranillo en su alta expresión.

LA PLANTA 2018 y ARZUAGA ROSAE 2019. B. Arzuaga Navarro. D.O. Ribera del Duero.


Nuria confiesa que su familia no es demasiado aficionada al vino, pero ella está segura de que es solo cuestión de tiempo. “Vamos a organizar una comida y me llevaré los vinos de Arzuaga Navarro: el tinto La Planta 2018 y el rosado Arzuaga Rosae 2019. Son vinos jóvenes, frescos, fáciles, muy agradables y frutales, y además están elaborados por un ‘peso pesado’ de Ribera del Duero, Bodegas Arzuaga Navarro”.

Al frente de esta prestigiosa bodega está Ignacio Arzuaga Navarro, hijo del fundador y hermano de la diseñadora Amaya Arzuaga. La filosofía de la firma es la misma desde sus inicios en los años noventa: cuidar los detalles al máximo y hacerlo de la forma más natural posible. La finca La Planta, en Quintanilla de Onésimo, es el alma de sus vinos. Una propiedad a 900 m de altitud, con suelos pobres de base caliza que aseguran una producción de no mucha cantidad, pero de excelente calidad. Con tempranillo de esta finca se elabora La Planta 2018, ganador de un Bacchus de Oro y uno de los vinos más demandados de la bodega. Arzuaga Rosae 2019 es pura delicadeza: este rosado, hecho con las primeras uvas vendimiadas en la cosecha, realiza una fermentación lenta y a baja temperatura para exaltar su frescura y vivacidad.


VIÑA CUBILLO CRIANZA 2011. R. López De Heredia Viña Tondonia. D.O.Ca. Rioja.

El padre de Carlos adora mantener las tradiciones: “Le gusta acompañar todos los grandes momentos con un rioja clásico. Así que Viña Cubillo Crianza 2011 le encantará. Ya conoce la bodega, ¿quién no conoce Viña Tondonia?”. Fundada en 1877 en el Barrio de la Estación de Haro, corazón del vino riojano, R. López de Heredia Viña Tondonia representa el estilo clásico por excelencia. Bodega única por varias razones. Una de ellas, se mantiene 100% de propiedad familiar. El bisabuelo y fundador dictó las bases de elaboración de un estilo de vino, y la cuarta generación de la saga, hoy al frente, continúa en esa línea, creando vinos finos y longevos.

Además, R. López de Heredia Viña Tondonia mantienen en la elaboración modos y técnicas centenarios. Pura artesanía. Curiosamente, el hecho de que sus vinos sigan vinculados a sus viñedos de procedencia (Viña Cubillo procede de la finca viña Cubillas) es una filosofía de rabiosa actualidad. Viña Cubillo Crianza 2011 nace de una añada calificada como Excelente, y tiene un envejecimiento equivalente al de un gran reserva: tres años en barricas de roble americano. Está clarificado con clara de huevo y embotellado sin filtrar.

COLECCIÓN MUGA. B. Muga. D.O.Ca. Rioja

“Voy a reunirme por fin con mis amigos de Ourense. Como siempre, yo me encargo de los vinos. Esta vez me llevo la Colección Muga, porque seremos unos cuantos y esta caja tiene para todos los gustos: blanco, rosado y tinto. Hechos por una bodega que nunca falla: Muga, una de las más grandes de Rioja”, nos cuenta Valentín.

Bodega familiar ubicada en el barrio de la Estación de Haro, Muga firma algunos de los mejores tintos del país, y es famosa por su excepcional domino de la crianza en roble. De hecho, es la única bodega de España con un maestro cubero y tres toneleros propios. Muga Crianza es una referencia ineludible entre los tintos de este segmento. Además, la bodega elabora un blanco fermentado en barrica y un rosado que tiene la singularidad de fermentar en tinos pequeños de madera, donde después permanece 3 meses criándose con sus lías. Vinos sedosos, suaves y con larga persistencia en el paladar.


PAZO SEÑORANS 2019. Pazo de Señorans. D.O. Rías Baixas.

Patricia lo tiene claro: “Tengo pendiente comilona y día de piscina en casa de unos amigos. Como sé que les encantan los blancos, Pazo Señorans 2019 es un acierto seguro. Además,  acompañará muy bien el momento del aperitivo”.

La prestigiosa firma Pazo Señorans ha escrito algunas de las páginas más importantes de Rías Baixas y ha pasado a la historia como pionera en la elaboración de albariños con crianza. Pazo de Señorans se encuentra en una casa solariega del siglo XVI reconvertida en bodega, dentro de la subzona del Valle del Salnés, y lanzó su primera añada al mercado en 1989. La fundadora de la bodega, Marisol Bueno, revolucionó el vino gallego con su Pazo Señorans Selección de Añada, el primer albariño con larga crianza en depósitos -34 a 37 meses-. Hoy la bodega está dirigida por la segunda generación de la saga.

MATARROMERA.

“Cuando voy con mis padres a un restaurante les encanta pedir un tinto Matarromera. Ahora se van a sorprender cuando vean un Matarromera blanco”, señala Jaime. Por ello ha elegido la Selección Mensual de julio, compuesta por Matarromera Verdejo Sobre Lías 2018 y Emina Verdejo Selección Especial 2019. Un combo que presenta dos caras de la uva verdejo: una más seria con Matarromera Verdejo Sobre Lías, y otra más joven y frutal con Emina.

En Bodegas Matarromera se elaboran algunos de los mejores vinos del país. Fundada en 1988 en Valbuena del Duero, corazón de la D.O. Ribera del Duero, desde sus inicios cosechó importantes premios internacionales. Tras esta bodega, comienzó la expansión y la formación de Bodegas Familiares Matarromera, emporio en la vanguardia de los vinos de calidad, comandado por Carlos Moro. Son muy pocas las ocasiones en las que uno de sus blancos lleva el nombre “Matarromera”, por ello -y porque está creado en exclusiva para los socios del Club- es un privilegio presentar Matarromera Verdejo Sobre Lías 2018. La colección incluye otro verdejo exclusivo: Emina Verdejo Selección Especial 2019.

Quizás te pueda interesar

Qué implican las categorías de zonificación: exaltar el origen

Top 10 de las denominaciones viajeras: mirar al exterior

Top 6: las propuestas más exitosas de 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *