viaje-rias-baixas

‘Adegas’, vinos y gastronomía en Rías Baixas: viaje al paraíso gallego

La D.O. Rías Baixas se ha posicionado como un referente del enoturismo en nuestro país. Sus famosos blancos de albariño y la apuesta por un enoturismo de calidad combinado con su excelente gastronomía son las claves para que esta pequeña denominación de origen gallega aumente año a año su número de visitantes. Del 15 al 17 de junio Vinoselección preparó para sus socios una auténtica inmersión en el mundo del vino y la gastronomía del Valle del Salnés, la mayor en extensión de las cinco subzonas que componen Rías Baixas. Sin duda, una de las mejores escapadas hasta la fecha, por la calidad de los vinos albariño y la gastronomía gallega, amén de la belleza del paisaje.

El punto de encuentro la tarde del viernes 15 de junio fue el Parador de Cambados, un alojamiento con aires de mansión solariega y un emplazamiento idóneo para comenzar la escapada visitando la bodega más emblemática de Cambados: Palacio de Fefiñanes. Cuando uno entra en Cambados por la carretera que une este municipio con Villagarcía de Arousa lo primero que encuentra es una gran plaza con un hermoso edificio que la encuadra: el Palacio de Fefiñanes, una bellísima construcción de principios del siglo XVII hoy declarada Bien de Interés Cultural. “Nadie diría que al traspasar su puerta, en torno al llamado patio de armas y encerradas por sólidos muros de granito, se encuentran las modernas instalaciones de la primera bodega en embotellar y distribuir por toda España un vino albariño ya en los primeros años del siglo XX: el Albariño de Fefiñanes”, comenta Juan Gil de Araujo, marqués de Figueroa y responsable de la bodega.

Palacio de Fefiñanes es una firma pionera que hoy continúa en la vanguardia de los vinos de calidad gallegos. Con la visita a esta bodega conocimos de cerca cuáles son los secretos de la elaboración de uno de los mejores vinos blancos de España y cómo es el sistema de cultivo tradicional de la vid en esta zona: con sus característicos emparrados soportados por pilares de granito de una sola pieza. Como señala Juan Gil de Araujo, “conocer Fefiñanes supone además adentrarse en una parte importante de la historia de Galicia, la que representó, durante muchos años, la actividad militar, política y diplomática de quienes fueron sus dueños: los Sarmiento, Valladares, Figueroa o Caamaño, además de admirar la belleza de uno de los más representativos palacios civiles de la comunidad autónoma”. Aquí tuvimos el placer de catar dos vinos: Albariño de Fefiñanes 2016, su blanco estandarte; y 1583 Albariño de Fefiñanes 2016, un blanco que fermenta en barricas de roble francés, pasando a continuación una breve crianza de tres meses con sus lías para acabar de madurar en depósito de acero.

Desde el Palacio de Fefiñanes caminamos hasta el restaurante Yayo Daporta para disfrutar de una excepcional cena de bienvenida. Hijo de marisqueros de la zona, el cambadés Yayo Daporta dirige este reconocido restaurante con estrella Michelin que profesa el máximo respeto al producto gallego (Menú: Crujiente de arroz y choco, brandada de bacalao y sardina ahumada. Sashimi de xurel, maíz crujiente y dais. Merluza asada con crema de guisantes y caldo de gallo de corral. Costilla de cabrito asada, hummus y manzana verde. Y de postre, cremoso de chocolate, galleta de cacao y helado de chocolate).

El sábado comenzamos visitando la bodega Martín Códax, situada junto a la histórica ciudad de Cambados y fundada 1986 por un grupo de viticultores. Una firma que ha experimentado un proceso continuo de expansión y evolución; de hecho, hoy Martín Códax es el albariño con mayor difusión a nivel internacional, con una excelente acogida en mercados como Estados Unidos. Uno de los pilares del éxito de Martín Códax es la innovación: desarrolla una importante apuesta por los proyectos de investigación y colabora con Universidades e Instituciones Científicas. Por ello, optamos por cambiar la visita tradicional por una inmersión en su universo de I+D. Acompañados por María Otero, coordinadora de Enoturismo, recorrimos las naves donde estudian la evolución de la variedad albariño en distintos contenedores (depósitos de acero inoxidable, depósitos de hormigón, tinas de madera…), y comprobamos in situ la diferencia entre un vino fermentado en acero y otro fermentado en hormigón. A continuación, guiados por uno de los enólogos de la bodega, Luciano Amoedo, catamos cinco referencias armonizadas con quesos producidos en la zona. Y como colofón, almuerzo en la espectacular terraza de la bodega, con vistas a la Ría de Arousa y rodeada de viñedos.

Ya por la tarde nos desplazamos a O Grove para realizar un maravilloso recorrido en catamarán privado por la Ría de Arousa, con paradas en las bateas para aprender sobre el cultivo de los mejillones y las vieiras.

El último día, domingo, lo reservamos para conocer Pazo Baión, bodega situada en otro término del Valle del Salnés: Vilanova de Arousa. Pazo Baión se encuentra en una finca con gran encanto cuya historia se remonta al siglo XV. Vino, historia, naturaleza y arquitectura se dan la mano en esta casa convertida hoy en un referente en enoturismo. De hecho, Pazo Baión ha sido galardonado como Mejor Rincón y Paisaje Enoturístico en los III Premios Rutas del Vino de España. Para empezar, en una región dominada por los minifundios como es Galicia, Pazo Baión sorprende por su extensión: la hacienda ocupa 30 hectáreas, de las cuales 22 son de viñedo plantado con la variedad de uva albariño.

“La visita a Pazo Baión brinda al enoturista la oportunidad de descubrir el gran potencial de la uva albariño con catas comentadas; a través de un agradable paseo por los viñedos conocerán las singularidades del viñedo en Rías Baixas, descubrirán la gran historia de Pazo Baión que data del siglos XV y disfrutarán de su belleza paisajística y arquitectónica recorriendo sus jardines y edificios. Además, en la finca pueden celebrarse todo tipo de eventos: bodas, cenas familiares o de empresa, conferencias, congresos…”, comenta Eugenia Castro, responsable de enoturismo en Pazo Baión.

Pazo Baión se caracteriza por sus suelos graníticos, sus diferentes orientaciones y la elevada edad de las cepas con más de 40 años, lo que aporta al albariño Pazo Baión una gran singularidad. Además, en el departamento enológico cuentan con el saber hacer de uno de los enólogos más respetados de nuestro país, Pepe Hidalgo. Andrea Obenza, la otra enóloga de la bodega, realizó para nosotros una cata en la que degustamos seis monovarietales de albariño de Pazo Baión y también de la bodega Condes de Albarei, propiedad del mismo grupo. Durante la cata, pudimos apreciar la gran variedad de estilos y fórmulas de elaboración que hoy acoge el mundo albariño: blancos madurados con lías, elaborados mediante el sistema de maceración carbónica, producidos con uvas botrificadas, fermentados en madera, etc. Como guinda, almuerzo en la propia bodega con un maravilloso aperitivo en el jardín. Punto y final a un viaje realmente inolvidable.

 

Quizás te pueda interesar

mejores-canciones-sobre-vino

¿Las mejores canciones sobre vino? La playlist de Santiago Alcanda (‘Como lo oyes’, Radio3)

entrevista-michel-rolland

Michel Rolland, el enólogo más solicitado del mundo: “Las regiones españolas deberían luchar juntas para ganar a nivel internacional; sin embargo, veo demasiada rivalidad”

imprescindibles-otoño-en-tu-despensa

Los imprescindibles de una despensa en otoño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *