Albariño, el más célebre de los blancos españoles

El albariño es el más celebrado de los vinos blancos españoles. Blancos que acumulan premios en los más prestigiosos certámenes vinícolas y han conquistado un justo prestigio tanto dentro como fuera de las fronteras españolas. Su éxito comercial es evidente, a pesar de tener un precio más elevado que los otros blancos del país, destacando especialmente su magnífica acogida en el mercado de Estados Unidos.

Los albariños se producen sobre todo en la D.O. Rías Baixas a partir de esta uva autóctona que ha conquistado al mundo con sus seductores aromas. Sus antecedentes se remontan, como casi todo el viñedo gallego y portugués, a la colonización romana en el litoral atlántico de la Península y en los valles de los ríos Miño y Sil.

Se trata de una cepa vigorosa que se adapta perfectamente al clima atlántico de Galicia, y los intentos de cultivarla en otras latitudes no han sido muy exitosos. Las temperaturas suaves, la cercanía de los aires oceánicos y el alto nivel de precipitaciones pero con una buena insolación durante el ciclo vegetativo de la cepa son las condiciones ideales para su maduración. Pero no sólo se emplea la uva Albariño en Rías Baixas. Una porción importante de los blancos de esta denominación incluyen otras uvas autóctonas como Caiño Blanco, Loureiro y Treixadura.

Subzonas

En las 4.000 hectáreas de viñedo acogidas a la denominación se diferencian cinco subzonas: El Val de Salnés, Condado de Tea, O Rosal, Soutomaior y la Ribeira do Ulla.

El Val de Salnés, entre las rías de Arousa y Pontevedra, tiene su centro en la población de Cambados. De las cinco subzonas, ésta es la de mayor superficie y donde se ubican varias de las principales bodegas de la denominación. Aquí, los monovarietales de Albariño son absolutamente predominantes.

En la orilla norte del río Miño,formando frontera con Portugal, se encuentra el Condado de Tea, una zona más montañosa y accidentada, en laderas con pendiente, de clima más extremado y con menos precipitaciones. En esta región los vinos más característicos se elaboran mediante el ensamblaje de Treixadura y Albariño, con la Loureiro y la Caiño blanca como minoritarias, aunque también se conciben muchos monovarietales.

O Rosal se ubicaen la orilla española de la desembocadura del Miño, es la subzona más cálida y bastante lluviosa. Sus vinos típicos son en su mayoría de Albariño y Loureiro, con pequeños aportes de Caiño Blanca y Treixadura.

La zona de Soutomaior, en el fondo de la ría de Vigo y a 10 km. de Pontevedra, es la zona de producción más pequeña y sólo elabora monovarietales de Albariño.

Y por último, la subzona más septentrional, la Ribeira do Ulla, cuyos viñedos se extiendenen valles elevados. Ésta es principalmente una zona de vinos tintos, aunque también se producen blancos

Albariño, distintas caras de una uva 10

Hoy día el mundo albariño acoge diversos estilos y fórmulas de elaboración: sin crianza, madurados en botella, madurados en depósito, fermentados en barricas, con crianza en roble y hasta blancos de vendimia tardía. Nadie duda ya de que este varietal forma una buena alianza con el tiempo, y los albariños de guarda seducen a crítica y aficionados. Lee más sobre los diferentes perfiles del albariño aquí.

Quizás te pueda interesar

Nace el salón Barcelona Wine Week, nueva plataforma para proyectar la excelencia del vino español

Vino y arte en la Selección Thyssen

Principales uvas tintas autóctonas del viñedo español: póker de ases

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *