Cava vs champán, ¿el mismo tipo de vino? Todo sobre la seducción de las burbujas

Cava versus champán, ¿hablamos del mismo tipo de vino o no? Casi sí. Su diferencia radica especialmente en su lugar de nacimiento. El primero es español y el segundo francés. No existe ningún cava elaborado fuera de España ni ningún champán que no sea francés. Así que nunca digas ‘champán francés’ ¡es una redundancia! El champán sólo puede ser francés, al igual que el cava sólo puede ser español.

Francia, España e Italia (con su espumoso asti spumante) son los tres mayores productores de vino espumoso del mundo. Juntos producen aproximadamente tres cuartas partes del vino espumoso que se consume en el planeta.

¿Cuál es mejor? Dejando al margen nacionalismos, el champán es el espumoso más conocido del mundo, pero también es cierto que el cava mantiene alto el listón de la calidad sin permitirse precios tan elevados como sus homólogos franceses. Es decir, el cava presume de su magnífica relación calidad-precio.

Mismo método de elaboración, diferentes uvas

Champán y cava comparten el mismo método de elaboración, solo que cada uno se produce con las uvas cultivadas en sus respectivos lugares de origen.

-El champán se elabora en la región francesa de Champaña, empleando principalmente la uva blanca chardonnay, y las tintas pinot noir y pinot meunier. Si está elaborado con las tres variedades, es un champán blanco. Si sólo se ha empleado la chardonnay, será un “blanc de blancs”. Y si participa la pinot noir y/o pinot meunier, se obtiene un champán llamado “blanc de noirs”.

-El cava se produce en distintos puntos de la geografía española, aunque el núcleo es sin duda Cataluña, donde tienen su origen más del 90% del total, con su corazón en Sant Sadurní d’Anoia (Barcelona). Y se elabora esencialmente a partir de las uvas locales macabeo, parellada y xarel-lo; aunque en los últimos años se han incorporado nuevas uvas a la elaboración del cava, como la chardonnay, la malvasía, la pinot noir y la trepat.

¿Cómo se elaboran?

Al margen de las uvas, champán y cava comparten el método de elaboración conocido como “champenoise”: partiendo de un vino ya elaborado, que se denomina vino base, se añade azúcar y levaduras. La mezcla se embotella durante un tiempo y es cuando las levaduras, alimentadas por el azúcar, producen una segunda fermentación dentro de la botella, generando en esa reacción química gas carbónico (CO2), base de las burbujas posteriores.

Tipos según contenido en azúcar

El champán y cava se elaboran tanto en blanco como en rosado. Además, se clasifican según su contenido en azúcar.

Así en una escala de mayor a menor contenido en azúcar, encontramos: el Dulce, Semiseco, Seco, Brut y Extra Brut (para el cava, también existe el Brut Nature). Según esta escala de porcentaje de azúcar, los de mayor calidad son los Brut (Brut Nature, Extra Brut o Brut), con nulos o inapreciables contenidos en azúcar.

Hablando de tipologías, mencionar también que según el tiempo de envejecimiento en botella, nuestros cavas pueden lucir las categorías de cava Reserva y cava Gran Reserva.

Nuestras sugerencias

Sea cava o champán, no hay fiesta navideña en la que no se descorche una botella de espumoso. Y recuerda, no los relegues al momento del brindis, estos vinos pueden acompañar a las mil maravillas una gran variedad de platos, desde los aperitivos a los platos principales.
Vinoselección te ofrece una amplia gama de champanes, donde encontrarás las marcas más famosas del mundo: Louis Roederer, Bollinger, Dom Perignon, Moët & Chandon, Taittinger, etc; así como los imprescindibles del cava: Parxet, Codorníu, Freixenet, Raventós i Blanc, Gramona, Juvé & Camps… y mucho más. ¡Salud!

Quizás te pueda interesar

Qué implican las categorías de zonificación: exaltar el origen

Top 10 de las denominaciones viajeras: mirar al exterior

Top 6: las propuestas más exitosas de 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *