Cómo nace un vino de culto: Finca Villacreces y el hito de Pruno

Es uno de los mejores vinos del mundo en relación calidad-precio. Se llama Pruno. La bodega Finca Villacreces lo elabora desde 2008, y puesto que su demanda es superior al número de botellas producidas, lo comercializa mediante un sistema de cupos. Pruno saltó a la escena internacional cuando el gurú estadounidense Robert Parker calificó con 94 puntos su añada 2010, convirtiéndolo en el mejor vino español de menos de 20 dólares de la historia. “Parker dio visibilidad a un proyecto en el que habíamos puesto muchos esfuerzos: crear un gran vino a un precio democrático”, explica Iván Pérez, director de marketing de Finca Villacreces. “Que Parker reconociera tal logró hizo que la añada 2010 de Pruno se vendiera en tan solo una semana, lo que también nos llevó a los informativos nacionales”.

Finca Villacreces se ubica en Quintanilla de Onésimo (Valladolid), dentro de la conocida como Milla de Oro de la Ribera del Duero, terruño privilegiado donde se encuentran bodegas de la talla de Vega Sicilia. Finca Villacreces ocupa los terrenos de una antigua abadía y alberga 64 hectáreas de viñas. ¿A qué se debe su éxito? “Son muchos ingredientes los que hacen a Finca Villacreces única: su ubicación en plena Milla de Oro de Ribera del Duero, su complejo terruño y su entorno natural, rodeada por un pinar bicentenario”, señala Iván Pérez.

Además de los dones naturales, es clave el factor humano: “Para nosotros, la materia prima es lo principal. La calidad de la uva es sobre la que redundan todos nuestros esfuerzos. Por eso, somos muy respetuosos con la naturaleza, y todos nuestros viñedos se cultivan en ecológico. En cuanto a la elaboración, tratamos de respetar la esencia de la uva y potenciar todas sus posibilidades”, señala Iván. Como en otras de las grandes bodegas del mundo, en Finca Villacreces han desarrollado una minuciosa labor de identificación de parcelas dentro de la propia finca.

Actualmente, la bodega comercializa tres marcas (Pruno, Finca Villacreces y Nebro), todas con etiqueta genérica, es decir, al margen de las categorías tradicionales de crianza. “Además de la flexibilidad para concebir el vino que queremos, más allá de una receta establecida (cada añada y cada finca es diferente), consideramos que la personalidad de la marca y de cada vino está por encima de una clasificación”, afirma el director de marketing. Para envejecer los vinos, Finca Villacreces opta en exclusiva por el roble francés: “es con el roble que mejor se entienden nuestras uvas”.

Este mes de noviembre hemos tenido el privilegio de ofrecer Pruno 10 Años 2018 en Vinoselección, un tinto elaborado con la colaboración del equipo técnico del Club. “Todo surgió en diciembre de 2018, tras la vendimia, cuando los enólogos de Vinoselección y de Finca Villacreces nos unimos para sacar adelante un vino de aniversario que conmemorara los 10 años de la marca -relata José Luis Casado, enólogo de Vinoselección-. Ya en ese momento vimos in situ el vino recién vendimiado, que pasaría a barrica para redondearse. Fue en junio de 2019, en un segundo viaje, cuando observamos la excelente evolución de este tinto, y decidimos los 9 meses de crianza que debería tener para alcanzar el equilibrio y complejidad que buscábamos”. Pruno 10 Años 2018 se embotelló en septiembre y acaba de presentarse a los socios en la Selección Mensual de noviembre.

Quizás te pueda interesar

Top 6: las propuestas más exitosas de 2019

¿Cómo contribuye el sector del vino a los Objetivos de Desarrollo Sostenible? V Jornada Técnico-Divulgativa de la D.O. Uclés

Entrevista a Mireia Torres, directora de Jean Leon: “Echamos en falta más Vinos de Finca en el Penedès”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *