El Jerez y la gastronomía: donde otros no llegan

¿Qué bebes para acompañar unos boquerones en vinagre?, ¿y unas alcachofas? ¿y la comida oriental y mexicana? Si eres de los que tira de cerveza, te estás perdiendo la fascinante experiencia gastronómica que aportan los vinos de Jerez.

Fino, manzanilla, amontillado, palo cortado, oloroso, cream o pedro ximénez. Con crianza oxidativa o biológica. Amarillo pálido o caoba oscuro. Los vinos de Jerez son grandes tesoros con una excepcional versatilidad gastronómica. Aquí te sugerimos atractivas combinaciones de las que tomamos nota en nuestro paladar, experimentando en el taller maridaje celebrado el 8 de abril en el marco del Sherry Festival de Madrid.

Ocho maridajes entre vinos de Jerez y platos que difícilmente encuentran concordancia con los vinos tranquilos (blancos, rosados y tintos). Y como nos movemos en el terreno de la subjetividad, varias opciones en función de gustos personales.

Empezamos con productos del mar: berberechos y ostras. En este caso sí sintonizan con un vino blanco; sin embargo, si los acompañamos con un fino o manzanilla (vinos caracterizados por su salinidad), el placer gastronómico será espectacular. Así que, ¿por qué no cambiar el clásico matrimonio ostras y champán por ostras y fino? El amontillado, vino más potente, también es una opción: se antepone al producto, pero aporta complejidad.

Y entramos en el capítulo difícil de las concordancias para comprobar que el Jerez llega donde otros vinos no. Por ejemplo, los guisos de pescado azul y hortalizas, como el marmitako, son platos grasos que sintonizan a la perfección con finos y manzanillas. ¿Por qué? Los finos y manzanillas son vinos secos, y esta característica contrarresta la grasa del plato. El amontillado también funciona, aporta complejidad; incluso el palo cortado, aunque en este caso el vino queda un poco por encima del plato.

Los boquerones en vinagre, con la grasa del boquerón y el sabor fuerte del ajo y vinagre, encajan perfectamente con finos y manzanilla. La explicación en este caso es que el vinagre tiene elevada acidez volátil, y el fino y la manzanilla, escasa. Así se forma un matrimonio que funciona por la vía del contraste. También se puede optar por un amontillado.

¿Qué pasa con verduras como las alcachofas? El mejor acompañante será el palo cortado, ya que dulcifica el característico amargor de las alcachofas. El fino y la manzanilla también son aliados, con sus toques refrescantes. Y si nos gusta el sabor amargo, el amontillado lo potencia.

Llegamos al capítulo de la cocina oriental. Platos con salsa de soja, tan complicados de adaptar a los vinos tranquilos, casan a la perfección con un palo cortado. ¿Y si optamos por una salsa agridulce tailandesa? Si te gusta el dulzor, fenomenal con el palo cortado, porque este vino le resta amargor a la salsa y sube el dulzor. Con el cream también encuentra una buena armonía. ¿Y qué sucede con el wasabi? Varias opciones. Si te gustan las sensaciones picantes, decántate por un amontillado. Si por el contrario deseas suavizar el picor, tómalo con un cream, interactúan muy bien: el cream hace que desaparezca el picor, y al mismo tiempo, el wasabi hará que el cream (vino dulce de licor) sea menos empalagoso. Otras opciones: un palo cortado, y, quizá, un oloroso.

Ahora toca aproximarse a la cocina mexicana y a su condimento más identificativo, el chile. Dos principales opciones: con amontillado, que sube el picante; o con palo cortado, que mantiene el picante y además aporta cremosidad.

Pero en cuestión de platos picantes, quizá lo mejor es la presencia de un Pedro Ximénez. Este excelente vino dulce natural aplaca el picor, mientras que las sensaciones picantes del plato aligeran el vino.

Conclusión, el Jerez ofrece un asombroso abanico de opciones: siempre hay un Jerez para vivir una experiencia gastronómica única. No lo olvides.

Quizás te pueda interesar

Qué implican las categorías de zonificación: exaltar el origen

Top 10 de las denominaciones viajeras: mirar al exterior

Top 6: las propuestas más exitosas de 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *