jose-ferrer-enologo-de-vinas-del-vero-nos-esforzamos-en-seguir-elaborando-vinos-modernos-y-sorprendentes

José Ferrer, enólogo de Viñas del Vero: “nos esforzamos en seguir elaborando vinos modernos y sorprendentes”

La D.O. Somontano marcó a principios de los noventa una nueva era de modernidad en el vino español y conquistó al público, sobre todo el joven, con vinos de estilo moderno basados en variedades de éxito internacional.  Viñas del Vero (1986) fue una de las tres grandes bodegas impulsoras de esta revolución del Somontano (junto a Enate y Pirineos). Una firma pionera en el cultivo de variedades foráneas como la cabernet sauvignon, merlot, syrah o chardonnay, a la par que trabajaba con las uvas típicas de nuestro país.

De drones y otras innovaciones
Viñas del Vero
(Bodega del Mes en Vinoselección) es, sin duda, una de las bodegas más innovadoras de España y, como expresa su enólogo José Ferrer, “siempre se ha caracterizado por ir un paso más allá”. “Todos nuestros esfuerzos se invierten en seguir elaborando vinos modernos, sorprendentes y con capacidad de satisfacer a los consumidores más exigentes”, continúa.

De hecho, recientemente Viñas del Vero saltaba a los medios de comunicación por el uso de drones en la vendimia 2014. “Una de las últimas herramientas que hemos incorporado para aumentar la precisión a la hora de conocer el estado de la uva son drones, dotados con cámaras térmicas, multiespectrales, capaces de ‘ver’ en longitudes de onda que no percibe el ojo humano; de forma que podemos analizar el estado sanitario de cada hoja, su stress hídrico, su contenido en clorofila o antocianos, la producción potencial o la calidad inherente al fruto que está alimentando el racimo”, explica José Ferrer.

Y preguntado sobre las últimas novedades en la bodega, nos habla de la creación del  primer perfume del mundo basado en vino: “Este mismo año hemos lanzado al mercado una fragancia basada en nuestro vino Viñas del Vero Gewürztraminer Colección, que elaboramos con las uvas de el Pago El Enebro. Se trata de un original perfume en el que destaca el exuberante aroma de la  variedad gewürztraminer, en armonía con esencias de bergamota, rosa, muguet y musk, y que ha gozado de una excelente aceptación tanto por medios especializados como por las consumidoras”.

“Otra de nuestras últimas novedades -continúa- ha sido un vino rosado elaborado con las uvas de pinot noir que obtenemos en el Pago Las Almunietas. El Viñas del Pinot Noir Colección Rosado es un vino delicado, sutil y muy rompedor, que muestra un elegante y pálido color oro rosa y aromas que recuerdan a los pétalos de flores y a las frutas dulces. En definitiva, un rosado moderno que responde a las demandas del consumidor actual”.

El viñedo, pieza clave>
El control del proceso completo, desde la cepa hasta la copa, es la filosofía que siempre ha guiado a Viñas del Vero para asegurarse la máxima calidad en cada una de las etapas del proceso de elaboración. Dado que la singular orografía del Somontano no permite contar con grandes extensiones de viñedo, esta bodega ha apostado desde sus inicios por obtener la máxima calidad en cada parcela.

“Cada una de nuestras parcelas goza de una identidad propia, debido a los diferentes suelos, altitudes, microclimas y variedades de uva con los que trabajamos. Por este motivo, en cada viñedo se utilizan las técnicas de trabajo que consideramos más adecuadas para obtener el mejor fruto posible, de forma que cada poda, despuntado, abonado… responde a las necesidades específicas de cada planta”, afirma el enólogo.

Al mismo tiempo, Viñas del Vero ha procurado ser una bodega respetuosa con el medio ambiente e integrada en el territorio: “Procuramos no impactar de forma negativa en nuestro entorno, por lo que el uso de productos fitosanitarios cada vez es menor. Podemos permitirnos reducir el uso de tratamientos gracias a que contamos con un mayor conocimiento de la planta”.

Una vez en bodega, el máximo respeto y mimo por la materia prima continúa: “La vendimia se realiza cuando el racimo se encuentra en condiciones óptimas de maduración; y una vez en la bodega, las maceraciones, fermentaciones, trasiegos… se llevan a cabo por separado, para preservar la identidad única que cada racimo nos ofrece. La disposición vertical de la bodega es otro de los factores que nos permite conservar la expresión de cada variedad, a la vez que reducimos en consumo de energía”, concluye Ferrer.

El caso es que Viñas del Vero se acerca ya a las tres décadas de trayectoria y sus vinos gozan de una magnífica reputación a nivel nacional e internacional.

Quizás te pueda interesar

¿En espaldera o vaso? Ventajas e inconvenientes de las dos principales forma de plantación

Enoturismo en Rioja: Sala Sensaciones del Vino, la propuesta inmersiva de Bodegas Riojanas

Vino y comida a domicilio: armonías para relajarse en verano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *