Top 10 de las denominaciones viajeras: mirar al exterior

Elaboran uvas tradicionales y ofrecen una relación calidad-precio excepcional. Por qué sus vinos se consumen más fuera que dentro de nuestras fronteras, es un misterio. Hablamos de las denominaciones de origen españolas que comercializan más del 60% de su producción en el mercado internacional. Regiones cuya estrategia comercial se basa sobre todo en la exportación, fruto de una visión global del mercado. De ellas podemos decir que aprueban con nota alta la implantación internacional o que tienen pendiente la asignatura del mercado nacional, depende de dónde pongamos el foco.

Según los últimos datos publicados por el ministerio de agricultura (campaña 2017/2018), estas son las 10 denominaciones de origen que más dependen de las exportaciones. En el número 1, la D.O. Yecla, que exporta el 93% sobre la comercialización total; es decir, sólo un 7% de los vinos comercializados con el sello de la D.O. Yecla se quedan en España. Le siguen D.O. Bullas (82%), D.O. Jerez-Xérès-Sherry (79%), D.O. Utiel-Requena (69%), D.O. Cariñena (67%), D.O. Jumilla (66%), D.O. Manchuela (66%), D.O. Cava (65%), D.O. Valencia (64%) y D.O. Ribera del Júcar (62%).

Murcia, punta de lanza  

Entre las 10 denominaciones que más dependen de la exportación se encuentran las tres murcianas: Yecla, Bullas y Jumilla. Y es que sus vinos de corte moderno, carnosos y golosos gustan mucho fuera, y sobre todo, tienen una gran relación calidad-precio. Estas indicaciones geográficas han sabido trascender la uva monastrell, su uva autóctona, y acompañarla sabiamente de variedades foráneas como la cabernet sauvignon o syrah.

Yecla es una denominación de origen relativamente pequeña. Ampara las tierras de un único municipio: Yecla, del que toma el nombre; una rareza en nuestro país que sí es habitual en regiones como Borgoña.

Entre las 90 denominaciones de origen españolas, Yecla se sitúa en volumen de comercialización en la posición nº 27. Con 4.696 hectáreas de viñedo inscritas en el Consejo Regulador y 9 bodegas, en la campaña 2017-2018 la D.O. Yecla comercializó 7.425.308 litros. De ellos, un 93% se vendió en el mercado exterior. En la UE, Yecla comercializa algo más de 4.500.000 l de su producción, siendo Dinamarca el primer destino de las exportaciones; le siguen Alemania, Suecia y Reino Unido. Fuera de la UE, el principal destino de las exportaciones yeclanas es Canadá, seguido por EE.UU. En Asia, China es el principal país consumidor de los vinos de Yecla.

Al hablar de esta denominación murciana hay una bodega imprescindible: Bodegas Castaño, responsable de la inmensa mayoría de su producción. Cuando en 1980 Yecla era poco más que cooperativas dedicadas a la exportación de graneles, la saga Castaño apostó por el vino embotellado y de calidad.

Bullas es otra pequeña denominación murciana orientada al mercado internacional, que también toma el nombre de un único municipio. La Denominación de Origen le fue concedida en 1994. En la actualidad, son ya 11 las bodegas que embotellan sus vinos con Denominación de Origen Bullas; y de los 2.467.600 l comercializados en la campaña 2017-2018, el 82% viajó a otros países.


Jerez, las joyas inexploradas

La D.O. Jerez-Xérès-Sherry comercializó en la campaña 2017-2018 un total de 23.461.200 l, y un 79% se destinó a exportación. Fuera de nuestras fronteras sorprende realmente que estos vinos generosos y únicos tengan un bajo consumo en nuestro país. Son vinos que reciben las más altas puntuaciones de los críticos más influyentes del mundo. Sin embargo, estas joyas son poco conocidas por gran parte de los consumidores españoles, y todavía están poco presentes en bares y restaurantes.

Finos, manzanillas, palos cortados, amontillados, olorosos… Una gama de vinos amplia y quizás difícil de entender para el consumidor. Los vinos de Jerez retan a los sentidos con sus aromas y sabores poco frecuentes, incluyendo notas amargas y saladas. En su elaboración, se parte generalmente de una misma uva (la palomino), pero existen dos vías de trabajo: la crianza biológica, asociada a vinos más frescos; y la crianza oxidativa, asociada a vinos que reclaman más tiempo.

Quizás te pueda interesar

Qué implican las categorías de zonificación: exaltar el origen

Top 6: las propuestas más exitosas de 2019

¿Cómo contribuye el sector del vino a los Objetivos de Desarrollo Sostenible? V Jornada Técnico-Divulgativa de la D.O. Uclés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *