Maridaje-vinos-verano

¿Verano y vino? Maridajes para la temporada estival

A la hora de elegir un vino, el tiempo también es un factor de peso. Es cierto que cuando se elevan las temperaturas y se acerca el verano, el cuerpo nos pide vinos blancos, rosados, espumosos, tintos jóvenes y afrutados. Su consumo más frío propicia que sean los favoritos, y sus sabores acompañan los platos más ligeros típicos del período estival. Considera estos consejos para impedir que un mal maridaje vino-plato te impida disfrutar como te mereces de este maravilloso tiempo de relax, temperaturas agradables y vacaciones.

Ideales para los días de calor son las ensaladas y los escabeches: ensalada de berberechos, perdiz en escabeche, boquerones en vinagre… Platos en los que las sensaciones ácidas (vinagre, limón) son las protagonistas y que casan a la perfección con los vinos blancos (sin madera). También los finos y cavas van muy bien con el acético y la acidez cítrica.

Los boquerones en vinagre, con la grasa del boquerón y el sabor fuerte del ajo y vinagre, encajan con muchos de nuestros famosos vinos de Jerez, sobre todo con finos y manzanillas. La explicación en este caso es que el vinagre tiene elevada acidez volátil, y el fino y la manzanilla, escasa. Así se forma un matrimonio que funciona por la vía del contraste. También se puede optar por un amontillado; por ejemplo, Amontillado Tradición VORS 30 años, cuya crianza comienza con una fase inicial bajo velo de flor (como en el caso de los finos y manzanillas), pero a partir de los primeros años en las criaderas, pierde la flor, provocando una segunda fase de crianza en la que envejece en contacto directo con el oxígeno, lo que le confiere aromas de frutos secos y toques ahumados. Su potencia en alcohol hace que cada trago limpie el paladar, preparándolo para el siguiente bocado de boquerón.

Para estos platos en los que dominan las sensaciones ácidas también se puede optar por un tinto con poca estructura, siempre que el vinagre esté poco presente.

Una de las opciones más demandadas en los destinos playeros son las sardinas a la parrilla. ¿Cómo acompañarlas? Las sardinas tienen un alto contenido graso y armonizarán de maravilla con vinos tintos jóvenes y desenfadados -como maceraciones carbónicas- y con vinos rosados. Otra opción es optar por un cava -preferentemente, brut o brut nature reserva-. Para los pescados en fritura son ideales los vinos andaluces elaborados con la variedad autóctona palomino.

Si elegimos platos en los que dominen los sabores salobres y salazones, tened en cuenta que los vinos con taninos marcados no van bien con la sal. Si pides unas anchoas, disfrutarás al máximo si las acompañas con un fino, un cava o un albariño. También en este apartado podemos encuadrar los mariscos y crustáceos (caldereta de langosta, gambas, percebes cocidos, ostras, centolla, nécora, etc). Formarán un magnífico matrimonio con vinos jóvenes, frescos y afrutados, como un Rueda verdejo, un albariño, una manzanilla de Sanlúcar, un blanco riojano y un ribeiro.

Por supuesto, no podíamos olvidar el plato español veraniego por excelencia: la paella. ¿Cuántas veces te has preguntado qué vino es el adecuado para una paella? No olvides que los rosados son una apuesta segura, ya que realzan el sabor de los arroces. Supongamos que se trata de una paella mixta (con carne y marisco como acompañantes principales del arroz), la más típica. En ese caso nos inclinaremos por un rosado como Marqués de Cáceres 2015, un vino con frescura y sabores frutales, además de cierta amplitud. Aunque la opción del rosado también es válida para la paella valenciana clásica (es decir, de carne), aquí es más recomendable un tinto con poca crianza, potente y equilibrado: qué mejor que un monastrell levantino. Y si eliges un arroz de pescado, irá fenomenal con un vino blanco; por ejemplo, Enate Gewürztraminer 2015 resultará un magnífico acompañante de un arroz caldoso de bogavante o un arroz negro. Un blanco de godello como Pazo de Monterrey 2014 es ideal para acompañar arroces de pescado (y también pescados guisados). Y no olvides que los rosados también forman una alianza perfecta con las paellas mixtas, como Valdelosfrailes 2015 y Homenaje 2015.

Quizás te pueda interesar

Entrevista a Vicente Micó, enólogo de B. Luzón: “En Jumilla teníamos el estigma de vinos cabezones, pero venían de todo el mundo para llevarse casi toda la producción”

Claves para disfrutar del vino en verano, por Jesús Flores

Los 7 reservas más conocidos de España

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *